Fundación Libérate

Depresión y adicción a la tecnología

Por Juan Pablo Patiño - Psicólogo en Formación en Fundación Libérate

La depresión conlleva a un cambio en los pensamientos, actividades y hábitos de las personas que la padecen, por ende, la persona está constantemente expuesta a adoptar conductas adictivas. Es importante recordar que este tipo de conductas se caracterizan por una pérdida de control y una búsqueda constante de las recompensas que se obtienen a través de la conducta adictiva.

¿Conducta adictiva?

Cuando se habla de adicciones no solo se habla de sustancias psicoactivas (SPA), existen conductas como pérdida de control ante el uso de las tecnologías, un tipo de adicción no tóxica que se está presentando con mayor frecuencia en la actualidad, esto debido a la facilidad de acceso a las nuevas tecnologías y al contenido altamente atractivo.

Por lo tanto, es importante tener control y cuidado del tiempo, contenido e interacciones que presenta una persona con depresión en los espacios que dedica al uso de tecnología (Campos, Castellón y Téllez, 2017).

Depresión y perdida de control 

La depresión suele caracterizarse por un bajo estado emocional, pérdida de interés por actividades cotidianas y en algunos casos por la interacción social, descuido de actividades normalmente realizadas y hábitos de autocuidado durante un tiempo prolongado.

Estos componentes de la depresión pueden agravarse cuando la persona presenta un grado de adicción frente a la tecnología, algunos de los aspectos a tener en cuenta que pueden agravar estos componentes de la depresión son: pasar más tiempo de las horas habitualmente dedicadas al uso de tecnología, preferir pasar el tiempo en el uso tecnología que compartir tiempo con personas cercanas, amigos o  actividades laborales; hablar constantemente solamente de temas relacionados al contenido que se encuentra en las tecnologías, mentir sobre el tiempo que se pasa en las redes y mostrar irritabilidad frente a cuestionamientos sobre el uso de las tecnologías por parte de la persona (Odriozola, 2012).

Es importante prevenir que este problema tome fuerza, especialmente para personas que sufren de depresión y pueden ser más vulnerables a caer en esta adicción.

Para ello es recomendable mantener una actitud de escucha, motivar e incentivar el desarrollo de actividades que estén apartadas de un uso frecuente de la tecnología, fortalecer el autoestima, trabajar las habilidades sociales de la persona, validar las emociones, establecer límites frente al uso y buscar ayuda profesional necesario (León, Gil y Villalba, 2018).

Referencias

Campos, T; Castellón, L  & Téllez, E. (2017). Uso adictivo de internet asociado a depresión y los cambios en los hábitos de sueño en estudiantes de 1 a 3 año de la Facultad de Ciencias médicas UNAN-León, julio 2017.

León, L; Gil, M & Villalba, D. (2018). Uso del smartphone: Depresión y ansiedad (Bachelor's thesis, Universidad de Ibagué).

Odriozola, E (2012). Factores de riesgo y factores de protección en la adicción a las nuevas tecnologías y redes sociales en jóvenes y adolescentes. Revista española de drogodependencias, 4, 435-48.

Liberate

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *