Fundación Libérate

La modalidad de tratamiento interno consiste en un proceso regulado de aplicación terapéutica, que busca transformar las facetas comportamentales y normativas que se pueden afectar en la persona, antes y/o durante su proceso adictivo.

El proceso de tratamiento requiere de unas fases o etapas, las cuales permiten delimitar el trabajo personal, basándose en ciertos criterios que determinan el nivel de adherencia progresiva por parte del individuo, esto al retomar los principios básicos para la convivencia, los valores y asumir la responsabilidad de la recuperación, creando herramientas prácticas que sirvan para darle un manejo adecuado a la resolución de sus conflictos personales, familiares y sociales.

Esas fases són:

1. Desintoxicación en modalidad de internación:

La desintoxicación es el primer paso hacia la recuperación. La desintoxicación no es el tratamiento, no aborda los problemas psicológicos, sociales y de comportamiento asociados con la adicción. La desintoxicación por si sola no suele producir cambios de comportamiento duraderos que son necesarios para la recuperación.

Metas inmediatas para la desintoxicación:

  • Proporcionar una privación segura de la dependencia de las sustancias y habilitar que la persona quede libre de drogas.
  • Proporcionar una privación segura y humana
  • Preparar a la persona para un tratamiento continuo.

Criterios de Inclusión:

  • Pacientes que requieran desintoxicación y manejo de la abstinencia con medicamentos via oral o de deposito intramuscular.
  • Pacientes que requieran desintoxicación no hospitalaria que requieren medio controlado.
  • Problemas psicopatológicos derivados de la adicción que dificulten el mantenimiento de la abstinencia.

Criterios de no inclusión:

  • Patología invalidante que impida la autonomia personal
  • Estado físico muy grave o deteriorado o enfermedades concomitantes que requieran atención médica en primera instancia.
  • Riesgo infecto contagioso
  • Deterioro cognitivo irreversible y / o retraso mental severo.
  • Síntomas agúdos de enfermedad mental tales como: alucinaciones activas, delirios, pacientes en psicosis.
  • Paciente en terapia de sustitución con metadona.

2. Adaptación y plan de tratamiento:

Una evaluación a fondo es la base de la planificación del tratamiento. El plan de tratamiento es un esquema individualizado para el tratamiento, el cual esta basado en las necesidades específicas del paciente y las cuales se detectaron en el proceso de detección y desintoxicación.

Para la Fundación Libérate el plan de tratamiento debe ser:

  • Individualizado
  • Flexible
  • Realista con objetivos de conducta que sean realizables, observables y medibles.
  • Centrado en soluciones y fortalezas no es factores negativos.
  • Claro
  • Sensible a los cambios y avances.