Fundación Libérate

Nuestros Programas

El modelo básico de intervención para cada uno de los programas está orientado por un equipo de profesionales tales como:
Médico general, psiquiatra, psicólogos, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales, acondicionadores físicos, pedagogos reeducadores y asesores especializados.

Duración: 30 días, de lunes a viernes de 8 am a 5pm. Objetivos: 1. Generar reconocimiento de la existencia de un problema de consumo de sustancias en el paciente. 2. Fomentar en el paciente la adquisición de un papel activo y responsable en su proceso de tratamiento y en sus proyectos de futuro. 3. Promover estilos de vida que faciliten la abstinencia y posibiliten la incorporación social, a través del aprendizaje de habilidades de competencia social. 4. Fortalecer y apoyar a la familia, facilitando la relación con el paciente promoviendo a la familia como un factor protector.
Duración: 120 días. Objetivos: 1. Generar en el paciente el reconocimiento y afrontamiento de las situaciones favorecedoras de recaídas. 2. Lograr la progresiva autonomía del paciente en la organización y gestión de sus circunstancias sociales. 3. Establecer en el paciente relaciones culturales, sociales, formativas, lúdicas y deportivas con el entorno. 4. Motivar al paciente para favorecer periodos de abstinencia.

El éxito del modelo de tratamiento

El éxito del modelo de tratamiento de la FUNDACION LIBERATE y, por lo tanto del programa de recuperación, se debe garantizar además gracias al desarrollo de diseños terapéuticos personalizados, ya que las necesidades de cada paciente son únicas y requieren de un seguimiento adecuado para satisfacer las necesidades personales. De esta forma se observan las dificultades y fortalezas que tienen, con el fin de adaptar el tratamiento a las necesidades individuales, coordinados por los profesionales implicados en el proceso, así como a la utilización de los recursos sociales que se presentan en el entorno, y al aprendizaje y afrontamiento del individuo. De esta forma, por medio del personal profesional se hace un análisis a profundidad de cada caso y se desarrolla un procedimiento interdisciplinario por medio de análisis médico, psicológico y social de cada paciente para observar la génesis del problema, el tratamiento pertinente para cada paciente y posteriormente evaluar el progreso que ha tenido cada persona con el fin de proponer nuevas estrategias de intervención o seguir con el tratamiento que hubiese sido eficaz.