Fundación Libérate
Rehabilitación en Bogotá - 15 03 2021

Rehabilitación en Bogotá: Etapas de cambio con la Fundación Libérate

En el proceso de rehabilitación en Bogotá que lleva a cabo la Fundación Libérate trabajamos basados en la evidencia científica. En este blog podrás conocer todo sobre las etapas de cambio de tu familiar. Identifica en qué etapa está y comunícate con nosotros.

¿Qué son las etapas de cambio?

Se entiende por etapa de cambio, el paso de la conducta adictiva a una de no consumo. Esta transición se logra a través de un proceso que se lleva a cabo de forma gradual, ya que a pesar de que el sujeto que demanda el tratamiento manifieste su deseo de cambiar, no significa que esté preparado para ello.

Según Becoña, Cortés y colaboradores (2011), muchas veces gran parte de los pacientes que asisten a los recursos terapéuticos, no disponen de una predisposición adecuada que garantice poder iniciar y mantener cambios en su conducta adictiva.

La motivación en el proceso

Por lo general, las acciones de las personas son motivadas por un objetivo, por ejemplo, realizamos el mercado para obtener comida, buscamos hogar para tener mejores condiciones de vida, realizamos actividades porque las consideramos importantes y luchamos para mantenerlas.

Sin embargo, es totalmente normal que la motivación no sea algo constante, a veces podemos sentir más entusiasmo y ganas de hacer las cosas y a veces podemos sentir más desánimo o no tener ganas de hacer nada.

Estas actividades no necesariamente son saludables o beneficiosas, como es el caso de las conductas adictivas. Cuando iniciamos un proceso de recuperación se evidencia el gran costo que implica realizar los cambios necesarios y si no se cuenta con la motivación adecuada, la probabilidad de que no se lleven a cabo es alta, al igual que lo es si la persona no identifica la necesidad de cambiar su comportamiento y estilo de vida.

La red de apoyo

Con lo anterior, podemos observar la importancia de la motivación, en donde la familia debe apoyar y ayudar a la persona durante la transición de etapa de cambio, ya que, según la evidencia, sin motivación no hay cambio y a veces las personas no cambian porque no sienten la necesidad de cambiar.

Por lo cual, como familia debemos ayudar a generar conciencia de los beneficios que trae el esfuerzo, compromiso y la constancia, pues el primer paso para poder cambiar es darnos cuenta de las razones para hacerlo.

Adicionalmente, la familia potencializa el aprendizaje de nuevas habilidades que ayuden al sujeto a afrontar las situaciones de riesgo, y se convierte también en el soporte para el control de estímulos, que consiste en evitar la exposición a situaciones de riesgo que pueden provocar una recaída en el consumo.

Te puede interesar: Drogadicción: Principios de un tratamiento eficaz de rehabilitación

Las etapas de cambio

Entre los modelos que se han desarrollado desde la perspectiva del cambio, el que más apoyo ha tenido, es el modelo transteórico de Prochaska y DiClemente. Un modelo desarrollado en los años 80, realizado de forma tridimensional que proporciona una visión global de cambio a partir de la integración de estadios, procesos y niveles de cambio.

Según Carvajal (2011), los estadios son aquellos niveles de predisposición al cambio que puede mostrar una persona en su proceso de modificación de conducta adictiva, estos son:

  1. Estadio de precontemplación: en este estadio no hay conciencia del problema y, por tanto, la persona no se plantea modificar su conducta adictiva, ya que esta no le representa un problema. En este estadio, los aspectos gratificantes obtenidos por medio de la sustancia resultan superiores a los negativos.
  2. Estadio de contemplación: se da en el momento en que aparece conciencia del problema y, en consecuencia, la persona se plantea la posibilidad de abandonar la conducta de adicción. En este momento comienzan a equilibrarse los aspectos gratificantes en contraste con los negativos obtenidos por medio de la sustancia, que irán aumentando progresivamente.
  3. Estadio de preparación: en este estadio la persona se compromete a abandonar su conducta adictiva y se comienza a reducir progresivamente la dosis consumida, aunque no se alcance la abstinencia.
  4. Estadio de acción: es el estadio que representa los cambios conductuales más significativos (proceso de abstinencia y reevaluación personal), dirigidos a superar la adicción. Implica un compromiso firme hacia el tratamiento, a la vez que requiere una inversión clara de tiempo y energía.
  5. Estadio de mantenimiento: estadio en que los objetivos están dirigidos a la conservación y consolidación de los cambios significativos alcanzados en la etapa anterior, así como la prevención de recaídas en el consumo o en la conducta.

La manera en la que se produce el cambio depende directamente del aumento del grado de conciencia, siendo este el proceso cognitivo que implica el procesamiento de la información respecto a la problemática asociada con la conducta adictiva y los beneficios de modificarla.

También depende de la auto reevaluación, que hace referencia a la valoración afectiva y cognitiva del sujeto respecto a cómo la conducta de adicción afecta los propios valores y su comportamiento.

La reevaluación ambiental, consiste en valorar el impacto que tiene la conducta adictiva hacia sus relaciones interpersonales y reconocer las consecuencias positivas que llevaría a su entorno modificar el hábito de consumo.

Lo que en psicología denominamos relieve dramático, tiene que ver con la experimentación y expresión de las reacciones emocionales de la persona que se enfrenta a este proceso de cambio; emociones que son generadas a partir de la observación de los aspectos negativos de la conducta adictiva.

Otro termino es la auto liberación, el cual se refiere al compromiso personal y el aumento de la capacidad para decidir y elegir que tiene la persona. Por su parte, la liberación social, hace referencia a la capacidad del sujeto para tener conciencia, voluntad de cambio y búsqueda de alternativas adaptativas.

En conclusión, los niveles del proceso abordado hacen referencia a todos los cambios necesarios para que la persona pueda abandonar la conducta adictiva.  La reestructuración del ambiente es clave al inicio del proceso para reducir al máximo las probabilidades de que se produzcan recaídas en el consumo; esto sin olvidar, que las recaídas son parte del proceso la recuperación, y por lo tanto no significan el abandono de su tratamiento.

En Fundación Libérate contamos con programas que comprenden estas etapas de cambio y se ajustan a las necesidades del paciente, a demás de brindar espacios de tratamiento para las familias.

Por: Maria Camila Manrique - Profesional en formación

Referencias

Iglesias, E. B., & Maite Cortés, T. (2011). Manual de adicciones para psicólogos en formación. Barcelona: Ministerio de Sanidad, política social e igualdad. Recuperado de MANUAL DE CONSUMO.pdf

Carvajal, A. (2011). Entrevista Motivacional. Recuperado de La entrevista motivacional en adicciones.pdf

Liberate

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *