,

Violencia de género y su efecto en el proyecto de vida

Por Juan Pablo Patiño – Psicólogo en formación en Fundación Libérate

La violencia de género proviene de distintos factores que pueden ser llamados cultura, tradiciones, aprendizaje, entre otras. Ésta se entiende como el abuso de poder en el cual se transgreden los derechos fundamentales de una persona basados en su identidad de género. Cuando se habla de este tipo de violencia, uno de los derechos más vulnerables a ser violentados es el derecho a tomar decisiones propias motivadas por su proyecto de vida (Bernal, 2005).

Históricamente la sociedad ha delegado roles y comportamientos para cada género. Si se habla de culturas tradicionalmente machistas, estos roles pueden ser bastante limitados y ligados al servicio del otro género, situación que desde el nacimiento le da una orientación al sentido de la vida de la mujer en culturas con este tipo de tradiciones.

Así mismo, culturas que han evolucionado en temas de inclusión de género han tenido que realizar un gran esfuerzo por romper las barreras que aparecen en esta inclusión, que van ligadas también a tradiciones y creencias culturales acerca de qué actividades debe realizar cada género dentro de una sociedad; y es en ese momento cuando también se habla de roles que normalmente eran asignados a la mujer y que hoy en día realizan hombres. Sin embargo, para poder hacer ese cambio cultural actualmente se sostiene una lucha contra las barreras que se imponen basadas en la violencia de género (Villavicencio y Zúñiga, 2015).

La violencia de género tiene una fuerte relación con otros tipos de violencia, como la económica, sexual y  psicológica; por consiguiente, los individuos que se ven sometidos a este tipo de agresiones ven afectadas muchas de sus áreas de vida. Ésta relación trae como consecuencias la desigualdad, la falta de oportunidades, discriminación, entre otras; lo cual, a su vez, produce modificaciones en el proyecto de vida de cada individuo vulnerado.

La modificación en el proyecto de vida se da desde la infancia y continúa a lo largo de la vida, teniendo en cuenta que desde la crianza se reciben instrucciones de cómo comportarse basados en el género y así mismo desde temprana edad el individuo plantea motivado muchas veces en estas instrucciones (González y Bejarano, 2014).

Teniendo en cuenta la problemática que trae la violencia de género es momento de tomar acción frente a esta situación que afecta el desarrollo de la vida de muchas personas. Si bien desde hace algunos años ya se ha tomado acción frente al tema, son muchas las barreras que se deben seguir rompiendo (Luque y de la Cruz, 2017).

Es importante anotar que, al día de hoy, se ha demostrado que muchas cosas que se pensaba tenían género no lo tienen como un trabajo, rol, posición social, derechos y atención como, por ejemplo, en salud.

Para tomar decisiones inteligentes con respecto a su desarrollo personal y proyecto de vida es importante siempre revisar la evidencia científica, el trabajo basado en documentación seria y relevante es uno de nuestros sellos. En Fundación Libérate empoderamos su Libertad de Elegir.

 

Referencias:

Bernal, F. (2005). Violencia de género en la escuela: sus efectos en la identidad, en la autoestima y en el proyecto de vida. Revista Iberoamericana de educación, (38), 67-86.

González, C & Bejarano, C. (2014). La violencia de género: evolución, impacto y claves para su abordaje. Enfermería Global, 13(1), 424-439.

Luque, G & de la Cruz, A. (2017). Coeducar para transformar: directrices educativas para combatir la violencia de género. Revista UNES. Universidad, Escuela y Sociedad, (2), 30-50.

Villavicencio, L & Zúñiga, A. (2015). La violencia de género como opresión estructural. Revista chilena de derecho, 42(2), 719-728.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.