Fundación Libérate

Rumiación y regulación emocional en tiempos de confinamiento

Por Juliana Rey – Psicóloga en formación en Fundación Libérate

La conducta adictiva ha sido relacionada con la regulación emocional pues lo que busca la persona que tiene un uso problemático de sustancias o conductas en muchas ocasiones, es regular su emoción a través de reguladores externos como la droga, el sexo, las apuestas, entre otras (Nikmanesh, Kazemi, & Khosravy, 2014). El papel de las emociones es muy importante en la modulación del comportamiento, de igual manera influye en la toma de decisiones y en el proyecto de vida de pacientes con adicción (Nikmanesh,  Kazemi, & Khosravy, 2014).

Con la situación actual de confinamiento a nivel mundial, se presentan algunas dificultades, y más aún con el exceso de tiempo libre con el que se cuenta, lo que da lugar a patrones de pensamiento obsesivos y a modos de regulación poco efectivos que terminan por convertirse en “formas de evitación”.

Cuando hablamos de evitación nos referimos a conductas que, si bien disminuyen de forma momentánea el malestar, se caracterizan por aumentarlo a largo plazo y por ser poco funcionales. Entre estas encontramos reguladores externos como los que ya se mencionaron que se relacionan a conductas adictivas y conductas de alto riesgo.

Por otro lado, encontramos estrategias de afrontamiento ineficaces como la rumiación, que se caracteriza por invertir recursos atencionales en pensamientos obsesivos sobre pasado o futuro, que son percibidos con una valencia negativa; esto es muy característico en personas con una sintomatología depresiva o ansiosa, exacerbando el craving convirtiéndose en un riesgo para una recaída.

Además, la rumiación tiene un alto costo emocional de manera que en lugar de disminuir la sensación de malestar lo que hace es aumentarla a largo plazo rompiendo con el curso normal de la emoción, volviéndola más intensa, frecuente y duradera (Hervás & Vázquez, 2006).

Las habilidades en regulación emocional se pueden aprender y entrenar, previniendo la conducta adictiva y una posible recaída. Por tal motivo, estrategias como la atención plena (mindfulness), suponen utilizar nuestros recursos atencionales de manera que se pueda experimentar el momento presente, haciendo descripciones neutras de nuestra experiencia emocional.

Lo que ocurre es que al utilizar este tipo de estrategias se obliga a la corteza prefrontal a conectar con la amígdala en nuestro cerebro, es por esto que cuando hacemos descripciones con juicios de valor sobre dicha experiencia, como  por ejemplo esto es feo, esto es desagradable, se exacerba la emoción, de ahí radica la importancia de que la descripción sea sin juicios de valor, para que corticalmente la información que llegue a nuestra corteza sea neutra, de forma que se reevalúe la experiencia emocional (Tang, Tang,  & Posner, 2016).

Esto generan un impacto en la reducción de estrés y sintomatología ansiosa y depresiva, el objetivo es introducir las estrategias de mindfulness en la práctica diaria, y en este tiempo de aislamiento podemos hacerlo con las actividades diarias en casa, por ejemplo cuando comemos, podemos empezar a ser más conscientes del color, del sabor, del aroma de los alimentos.

Así mismo, cuando cocinamos, cuando tomamos una ducha, esto ayudará a disminuir patrones de evitación como la rumiación hasta generalizarlo a nuestras emociones, de forma que nos permita identificarlas, darles un nombre, analizar porque son funcionales, permitirle su curso y regularnos (Tang, Tang, & Posner, 2016).

Referencias:

Hervás, G., & Vázquez, C. (2006). Explorando el origen emocional de las respuestas rumiativas: El papel de la complejidad emocional y la inteligencia emocional. Ansiedad y estrés, 12.

Nikmanesh, Z., Kazemi, Y., & Khosravy, M. (2014). Study role of different dimensions of emotional self-regulation on addiction potential. Journal of family & reproductive health, 8(2), 69.

Tang, Y. Y., Tang, R., & Posner, M. I. (2016). Mindfulness meditation improves emotion regulation and reduces drug abuse. Drug and Alcohol Dependence, 163, S13-S18.

 

Liberate

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *