PROGRAMA RESIDENCIAL

La modalidad de tratamiento interno consiste en un proceso regulado de aplicación terapéutica en procura de modificar las facetas comportamentales y normativas que se pudieron afectar en la persona antes y/o durante su proceso adictivo.

El proceso de tratamiento requiere de unas fases o etapas, las cuales permiten delimitar el trabajo personal basándose en ciertos criterios que determinan el nivel de involucramiento progresivo por parte del individuo, al retomar los principios básicos para la convivencia, los valores y asumir la responsabilidad de la recuperación, creando herramientas prácticas que sirvan para darle un manejo adecuado a la resolución de sus conflictos personales, familiares y sociales.

Criterios de Inclusión:

  • Trastorno adictivo: Dependencia sin auto control necesario para poder realizar un tratamiento ambulatorio.
  • Dependencia grave sin soporte social o familiar que facilite un mantenimiento de la abstinencia.
  • Fracaso de tratamientos ambulatorios o residenciales previos
  • No conciencia de enfermedad con incumplimiento reiterado de normas en casa, trabajo, afectivo y riesgo asociado para la salud física o mental.
  • Problemas psicopatológicos derivados de la adicción que dificulten un abordaje terapéutico eficaz.
  • Trastornos mentales o del ánimo que pongan en peligro la abstinencia.

Criterios de no inclusión en el tratamiento:

  • Patología invalidante que impida la autonomía personal.
  • Estado físico muy grave o deteriorado
  • Riesgo infecto contagioso.
  • Deterioro cognitivo irreversible y / o retraso mental moderado a severo.
  • Psicopatología activa severa no compatible con el proceso de tratamiento.