¿Es la ludopatía una enfermedad?

admin.liberateFamilia0 Comments

¿Cómo entender si la forma en la que juego es excesiva, me está causando daño o le ha causado daño a los que me rodean? ¿Me estará controlando?. Según González (2009), dentro de los criterios para determinar si el uso habitual y/o recreativo del juego se está trasformando en un juego patológico, es decir, una adicción comportamental; describe los siguientes:

• Pérdida de control, no poder parar el juego, dejando de lado otras actividades o compromisos.

• Desinterés por otras actividades gratificantes, estar en familia, estudiar, realizar deporte, recrearse en cine, entre otras.

• Fracaso crónico y progresivo para resistir el impulso de realizar la actividad (jugar), quiero dejarla pero no lo cumplo.

• Necesidad irresistible y prioritaria de realizar la actividad, no dejar de hacerla e invertir más tiempo y dinero.

• No muestra preocupación por lo que familiares, amigos, jefes, compañeros de trabajo le hacen ver de las consecuencias por jugar excesivamente.

• Inquietud, alteraciones del estado de ánimo, irritabilidad o ansiedad cuando se le cuestiona lo que hace o no logra acceder al juego en el momento que lo tenía planeado.

Pero no solo implica lo anterior, el juego patológico o ludopatía cambia la percepción de la realidad, y ¿cómo es esta alteración?: el trabajo ya no lo veo como una fuente de ingresos, sino que se convierte en una ilusión generadora de riquezas, donde el placer a corto plazo y con poco sacrificio convence, siendo al final una simple ilusión. Cambian los hábitos laborales por el ausentismo permanente, además lleva a destruir hogares incidiendo en las altas tasas de divorcios, violencia familiar y suicidios (González, Flórez y Franco, 2013).

La señal de alarma ante estos comportamientos o juego excesivo va más allá, ya que, implica aspectos fisiológicos que interactúan dando como resultado una sensación de bienestar inmediato, por medio del mal funcionamiento de sustancias encontradas en nuestro cerebro, como es la serotonina, dopamina, noradrenalina, cada uno de los cuales está implicado en la regulación de aspectos relacionados con la conducta de juego. La serotonina está involucrada en la activación comportamental, en la inhibición y agresividad; la dopamina en el sentir placer o gratificación, la noradrenalina relacionada las variaciones del humor y el control de los impulsos (Palumberi & Mannino, 2008). ¿Es esto un tema sencillo de abordar y del cual deben ignorarse los signos de alarma y no intervenirse de forma oportuna?

Como se puede observar, la ludopatía es una enfermedad que está involucrando a muchas personas que empiezan realizando esta actividad como una diversión, la cual se va convirtiendo en lo más importante y la relación que se establece con éste, está fuera de control. Lo primordial es la actividad misma, la emoción de alegría que en un principio vivenció al descubrir en el juego su pasión y que se mantuvo estable en la euforia, se ha convertido ahora en un sentimiento de angustia cuando está alejado de dicha actividad (Vaca, 2005).

Para esto La Fundación Libérate ha propuesto un plan de intervención que genere en la persona que busca la ayuda un pensamiento diferente hacia lo que implica realmente el juego y la forma como ha afectado su vida, interviniendo puntualmente en, los pensamientos que mantienen el juego patológico, el control del impulso al jugar, el manejo en las emociones, estabilidad en el estado de ánimo y los momentos de disforia al abstenerse de este comportamiento.

Referencias

González, P., Flórez, M., Franco, G. (2013). Ludopatía y Estrategias de Afrontamiento en Personas que Asisten a los Casinos en el Municipio de Dosquebradas. Universidad Nacional Abierta y a Distancia, pp. 1-19.

González, A. (2009). El Uso y Abuso de la Nuevas Tecnologías. Atención Primaria. 41(9) pp. 477–478.

Labrador, F., Mañoso, V., Fernández, Alba. (2008) Distorsiones cognitivas y resultado del tratamiento en el juego patológico. International Journal of Psychology and Psychological Therapy. 8, 3, 387-399.

Labrador, F y Ruiz, B. (2008). Distorsiones cognitivas durante el juego en máquinas recreativas con premio en jugadores patológicos y no jugadores. Redalyc, 4 (10), 1-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.