Alcohol y embarazo un “cóctel” peligroso

admin.liberateFamilia

alcohol-y-embarazo-un-coctel-peligroso

En la mayoría de reuniones o celebraciones sociales suele haber consumo de alcohol, muchas personas deciden consumir para pasar momentos “más alegres” y “disfrutar” del evento. Todos saben que el alcohol es perjudicial para la salud, sin embargo muchas personas hacen caso omiso a esta advertencia, algo preocupante sin duda pero, más preocupante aún es ver que mujeres en estado de embarazo consumen licor sin ningún reparo y posiblemente, conscientes del daño que le están haciendo a sus propios hijos. En la Fundación Libérate hemos atendido cientos de casos y queremos hacer un llamado en este mes de la mujer para que haya más responsabilidad, amor y respeto por la vida.

Según el último estudio nacional de consumo de sustancias psicoactivas realizado por el Ministerio de Salud en el 2013 y el Ministerio de Justicia, se encontró que el 26% de las mujeres reportan consumo de alcohol y aunque no hay estudios al respecto, se estima que una gran cantidad de esas mujeres hayan estado en embarazo

Sin embargo, se tiene el concepto de que después del parto la mujer puede volver a consumir alcohol, pero esto no es del todo cierto debido a que si la mujer está lactando también puede poner en riesgo la salud del bebé dado que, aunque no esté dentro del cuerpo de su madre sigue nutriéndose por medio de la leche que se produce a través de lo que ingiere.

Daños que causa el alcohol en el bebé

El consumo de alcohol durante el embarazo puede derivarse en Trastornos del Espectro Alcohólico (FASD) y casos más extremos puede llegar a convertirse en el Síndrome Alcohólico fetal el cual puede originar problemas como :

● Problemas auditivos y visuales.
● Desarrollo tardío del crecimiento.
● Trastornos del corazón.
● Anormalidades faciales.
● Microcefalia.
● Bajo peso corporal.
● Poca motricidad.
● Hiperactividad.
● Déficit de atención.
● Memoria a corto plazo.
● Problemas de aprendizaje.
● Tardanza en el desarrollo del habla y el lenguaje.
● Coeficiente intelectual por debajo del promedio.
● Capacidad de razonamiento.
● Molestias renales.
● Complicaciones óseas.
● Hipoplasia del maxilar (labio leporino).
● Alteraciones en el esmalte dental.
● Deformación en las extremidades.

Mitos del alcohol y la lactancia

Tomar cerveza estimula la producción de leche: es falso que la cerveza u otras bebidas alcohólicas aumenten los niveles de prolactina. Por el contrario, consumir más de 0.5 gramos por cada kilo que pesa la madre disminuye la cantidad de leche que se produce y, además, la leche materna será perjudicial para el bebé.

Se puede beber alcohol de forma moderada durante la gestación o mientras se amamanta:
está demostrado que esta práctica afecta el desarrollo del niño o la niña. Así mismo, no se puede saber si es mucho o poco lo que se consume, puesto que para el bebé, al ser tan pequeño, representa una gran cantidad de alcohol, la cual tarda mucho más tiempo en descomponerse en el infante que en el cuerpo de la madre.

En resumen, las mujeres en estado de embarazo deben evitar la ingesta de alcohol, pues tiene muchas contraindicaciones que perjudican a la madre y al feto; de esta manera se protege la salud del bebé y se disminuye el riesgo de que éste contraiga alguna de las enfermedades mencionadas anteriormente .