Adicciones no tóxicas, un enemigo silencioso

admin.liberateFamilia

Las adicciones no tóxicas son actividades que se realizan de manera repetitiva dejando a un lado las responsabilidades diarias y llegan a convertirse en una obsesión que perjudica sus relaciones interpersonales, el ámbito laboral y sentimental.

Muchas veces es difícil identificar una adicción no tóxica debido a que son acciones cotidianas que no generan daños físicos, por lo tanto no se dan cuenta del daño que estas producen en la vida de la persona que puede padecer alguna de éstas y las repercusiones que causan a sus seres queridos, pues las complicaciones se dan en el área psicológica del afectado.

Este tipo de adicciones pueden prevenirse desde la infancia. Los padres juegan un papel fundamental en el desarrollo y aprendizaje de los niños, puesto que ellos brindan las bases sobre el control y la toma de decisiones en el uso y empleo de herramientas tecnológicas, juegos, manejo de sus emociones y el desarrollo de su autoestima.

Tipos de adicciones no tóxicas

  • Ludopatía (adicción al juego).
  • Adicción a la tecnología.
  • Adicción al sexo.
  • Codependencia.
  • Adicción a los videojuegos.
  • Adicción al Internet.
  • Adicción a las compras compulsivas.
  • Adicción a la religión.
  • Adicción al trabajo.
  • Adicción a la comida.
  • Vigorexia. (obsesión por el estado físico)
  • Adicción al cibersexo.
  • Adicción a las relaciones virtuales.
  • Adicción a coleccionar cosas.

¿Cómo identificar que una persona padece de un adicción no tóxica?

Son cuatro características que ayudan a identificar que un individuo sufre de una adicción no tóxica:

  1. Pérdida de control.
  2. Obsesión.
  3. La persona no reconoce que tiene un problema.
  4. Evidencia consecuencias negativas.

¿Las adicciones no tóxicas son igual de perjudiciales de las que sí lo son?

Las adicciones no tóxicas pueden presentar las mismas complicaciones de las que sí lo son e inclusive, pueden llegar a ser peores, ya que no se perciben con facilidad. Así mismo, no se presenta deterioro físico ni orgánico pero sí hay implicaciones de tipo mental y emocional.

Este tipo de adicciones necesitan un tratamiento en donde haya un proceso terapéutico acompañado de grupos de ayuda y la supervisión de la familia para lograr salir de esta problemática y así tener un cambio en todos los aspectos personales. La Fundación Libérate cuenta con personal médico altamente capacitado para tratar estas situaciones.